Aprovecharse de las ofertas de Hipercor en tiempos de crisis

Con la subida del paro, la bajada de las pensiones y los bajos ingresos que tienen actualmente las familias españolas, son muchos los supermercados que han tenido que bajar sus precios y aumentar las ofertas.

Antes, era posible permitirse hacer una compra semanal de cien euros. Todos los miembros de una familia trabajaban; tenían sueldos decentes y un nivel de vida bastante elevado en general. Pero, ahora, con la llegada de la crisis, el nivel de vida ha disminuido y mucho.

Por este motivo, los supermercados como Hipercor han comenzado a lanzar ofertas y descuentos para que la compra de una familia no suponga un coste tan elevado.

Los 2×1, las fechas límite para adquirir ciertos productos y los descuentos en alimentación y otros artículos se han convertido en un modo de vida para las familias españolas. Además, cada vez más gente acude a Hipercor con cupones descuento para aprovecharse de los bajos costes de diversos productos.

Y es que hacer la compra cada día es más difícil. Hay que saber a qué oferta acogerse y tratar de no perder la calidad por su bajo coste. Para ello, hay que mirar bien qué es lo que se compra; qué calidad ofrece y desde que fecha se encuentra en el supermercado. Así, es posible ver finalmente si se sale ganando.

Convertirse en un experto en ofertas no es fácil. Antes, parecía que las amas de casa eran las que mejor sabían comprar, pero ahora parece que todos somos buenos compradores. Buscar bien es la principal clave. Aunque parezca una tarea fácil, no lo es. Hay que estudiar bien todas las ofertas y ver realmente cuál es más conveniente.

Por ejemplo, si comemos pocos yogures y nos ofrecen un pack de 16 a mitad de precio hay que estudiar si nos los vamos a comer todos. Comprar por comprar no es ganar. Los 2×1 a veces no nos benefician y lo único que hacen es que les ayudemos a vaciar su almacén de productos llevándonos a casa algo que no nos hace ninguna falta.

Por eso, lo más aconsejable es ir con una lista al supermercado; mirar bien las distintas marcas y, sobre todo, el estado en que se encuentran los productos. Porque unos tomates medio pochos estén tirados de precio, no significa que haya que comprarlos. Los productos deben estar en perfectas condiciones y, sobre todo, deben hacer falta en la despensa.